Educados para ser los mejores

Hace unos días estaba viendo una película en la televisión y me llamó la atención una frase. Ya había visto “Deep Impact” en otras ocasiones, algun fin de semana por la tarde cuando se pone la tele para hacer ruido después de comer y que entre el sueñecito siestero más que prestarle verdadera atención. Pero, esta vez, esa frase que es el título de este post, me tocó la mente. Y se quedó en mí, haciendo que perdiera el hilo de la escena. ¿Somos educados para ser los mejores? Reconozco que da cierto vértigo pensarlo. ¿Quién o qué dice que es lo mejor? ¿Si no somos los mejores, somos mediocres o los peores? ¿Los mejores en qué? Son muchas las preguntas que surgen por una simple frase.

¿Somos educados para ser los mejores? Lo primero que me viene a la mente es nuestro sistema educativo. ¿Cuál de ellos? Porque creo que los planes de educación, al menos en España, han cambiado tantas veces como de gobierno. Incluso, el mismo gobierno de una legislatura a otra ha realizado cambios. Cuando yo estudiaba existía la EGB, el BUP, el COU y la FP. Dependiendo de lo que quisieras hacer con tu vida, con 14 años decidías ir a BUP o a FP. Perdonadme que no ponga las siglas del sistema actual, porque me pierdo con la ESO y demás. Me lo iré aprendiendo con el transcurso de los años del peque. O no, porque seguramente el ministerio de educación lo cambie tarde o temprano. ¿A qué viene tanto cambio? Bueno, no soy ministra por lo que desconozco los intereses que les mueven a cambiar. Lo que sí sé es que no creo que nos eduquen para ser los mejores. En nuestro sistema, al menos en el que yo viví, se premiaba más la memoria que el conocimiento en sí. Se fomentaba que el aprendizaje se dirigiera a aprobar asignaturas, no a adquirir conocimientos. ¿Cómo se puede evaluar el aprendizaje? ¿En saberse las cosas en plan papagayo? ¿Para qué vale eso en un futuro o en el día a día de un adulto? ¿Alguien se acuerda de la lista de los reyes godos, salvo para el trivial o en plan batallitas de la abuela? Yo no me la aprendí; pero casi podría cantar algún río. Eso que nos parecía tan importante y que en cuanto pasaba el verano, se evaporaba de nuestra memoria. No digo que no sea importante aprender cultura general, por llamarlo de algun modo. Lo que dudo es que el método utilizado sea el mejor. Fomentar el interés, eso que se llama motivar al alumnado, en esas circunstancias, es como poco complejo.

Pero la sociedad sí que parece que nos exige que seamos los mejores. Quizá no tengamos las herramientas adecuadas. ¿Alguien sabe algo del día a día de su profesión recién salido de la escuela superior, de la universidad? Sales y te encuentras que no tienes ni idea y que te exigen ser el mejor en tu campo. Ser el mejor desde el principio es asfixiante. Porque no podemos serlo, nos equivocamos, cometemos fallos y pesan más que llevar un elefante encima. Creo que es simplemente un cambio de verbo. Pasar de “ser el mejor” a “dar lo mejor de nosotros mismos”. Lo primero es, en muchos casos, imposible. Lo segundo sí que es reclamable. Ser el mejor en algo implica soledad, competición, el que se compare con otros en un ranking. Dar lo mejor que tenemos es esforzarse, competir con uno mismo. Es diferente. Quizá yo no pueda ser la mejor en escalada-; pero sí que puedo dar lo mejor de mí en lo que me toca, en este momento. Y no importa que no pueda escalar una montaña, importa el esfuerzo. Es como cuando vamos al gimnasio por primera vez y vemos a los “tableta de chocolate” a nuestro lado. Lo mío puede que sea más un caldero a una tableta; pero no por eso mi esfuerzo es inferior. Miramos siempre al número 1 y, a lo mejor, nuestra posición no pueda ser esa. No digo que no nos pongamos metas altas, sino que no nos quedemos en esa meta. Ser el mejor no significa que te lo reconozcan. Para mí, ser el mejor es dar lo mejor que tengo, esforzarme. Quizá no juegue nunca en Champions; pero eso no me quita que disfrute jugando al fútbol con mi hijo.

¿Quién o qué dice qué es lo mejor? Cuando yo estudiaba hay profesiones actuales que ni existían. Y otras que estaban en la cumbre, las más demandadas que ahora son casi como los bonos basura de la bolsa. La sociedad fija modelos y nos encantaría ser como nuestro jugador favorito, como nuestro actor favorito, como nuestro cantante favorito o nuestro modelo favorito. Y en ese copiar, a veces perdemos nuestra originalidad y llegamos a extremos enfermizos. No, no se trata de ser copias unos de otros. ¿Que no tengo medidas de 90-60-90? Bueno, dudo que tenerlas de la felicidad, porque no son para toda la vida. Lo que para nosotros es feo, para otra sociedad puede ser lo más. Nuestros cánones de belleza son relativos, aunque a veces no lo veamos. ¿Qué es mejor parecer ser feliz o serlo? Lo he dicho muchas veces y no me cansaré de hacerlo. No hay que esperar al futuro para ser feliz. No es algo sensiblero, sino un problema de coherencia. Si tus aspiraciones van en pos de tener cosas, no lo entenderás. Siempre hay alguien que tiene más que nosotros. Pero si tus aspiraciones es disfrutar y dar lo mejor de tí en cada momento, estarás satisfecho y serás feliz. Aunque parezca que tu vida es un desastre o que no sirve para nada. Quien dice qué es lo mejor es uno mismo. Lo demás es artificio, es vender una moto sin ruedas ni manillar.

¿Los mejores en qué? ¿Es más valioso tener un balón de oro o hacer sonreir a un niño? ¿Es más valioso un Nobel o saber escuchar al que tenemos al lado? No es comparable y depende de los sueños que tengamos. Depende del valor que le demos a nuestros valores. Quizá nunca sea la mejor para la sociedad; pero para mi hijo soy la mejor mamá del mundo. Y, sinceramente, me quedo con eso. Y cometo fallos, por supuesto; pero eso no me impide ver su sonrisa o recibir sus abrazos. Si estoy exclusivamente pendiente de mí, me pierdo muchas cosas que son geniales. Claro que eso exige estar abierta a los demás y eso no siempre es fácil porque nos quedamos con nuestro criterio.

Podemos o no ser educados para ser los mejores; lo importante es que lo seamos para nosotros mismos. Ése es el mejor reconocimiento que podemos tener. No nos dejará conformarnos y entre todos, haremos de esta sociedad algo mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .