El negocio de las redes sociales

Si hay algo que está en boca de todos en la actualidad son las redes sociales. Personalmente, creo que responden a una necesidad más que a una moda pasajera. Las empresas no son ajenas a esta realidad y se plantean si son un negocio para ganar dinero o simplemente un sitio de recreo donde charlar con los amigos y pasar el rato. En el congreso de iRedes se habló largo y tendido de ello, desde las posibilidades de negocio hasta la rentabilidad en lo que se refiere a retorno de la inversión o a la propia venta. En mi opinión, como ya he indicado, las redes responden a la necesidad de comunicación que tenemos las personas. Y por ello, son un negocio del que se pueden sacar numerosos beneficios. Lo primero a destacar es la interacción entre consumidores y las empresas, las marcas. En la actualidad, somos muchos los que antes de tomar una decisión de compra consultamos los foros de opinión  que son las redes. Si antes preguntabas a alguien que ya tuviera ese coche o esa televisión, ahora internet posibilita tener muchas más personas recomendando o quejándose. Lo cual es una ventaja. Si estas en las redes puedes acceder a información de un sitio con más facilidad que antiguamente con tu red de amigos. De hecho, podría asegurar que en la decisión de ir a un restaurante o a otro, a un hotel o a otro, las opiniones de usuarios empiezan a ser realmente importantes, facilitan un feedback humano realmente interesante. Si eso es a nivel de usuario, a nivel de empresa tener un conocimiento directo de lo que opinan sus clientes, tener un estudio de mercado actualizado puede dar una información muy valiosa para los negocios.

¿Deben las empresas estar en las redes? Estar por estar, sinceramente no merece la pena. Estar en las redes es algo más que crear una web, o un perfil de twitter o una fanpage en Facebook. Si no se actualiza periódicamente, si no se generan contenidos interesantes, si no se escucha a los usuarios porque se sigue el sistema antiguo de emisor-receptor no se pueden pedir resultados. Estar en las redes porque están los competidores, en mi opinión también es un error. Lo mejor es estar por convicción, por englobarlas en un objetivo común, por saber lo que se dice de la marca para bien y para mal, sabiendo lo que quieres hacer. Porque si una empresa sabe lo que quiere, puede llevar a cabo estrategias para conseguir los objetivos. Sabrá cual es la red social donde mejor puede conseguirlos y rentabilizar su presencia en términos de clientela y económicamente hablando. Las redes son una conversación entre personas en la que se facilita información y que requiere escucha activa. Saber lo que están diciendo los usuarios de la propia marca permitirá subsanar errores y adecuar las líneas para un mejor negocio, para generar confianza y fidelizar. Creará comunidad alrededor de una marca, usuarios que defiendan a esa marca como algo propio, que sean activos y que participen.

Los primeros embajadores de la marca son, sin duda, los empleados, los trabajadores. ¿Alguien se compraría un coche, por ejemplo, si el familiar Fulanito que trabaja en esa marca, Fabulous por ejemplo, no se lo recomienda? Si alguien de la casa no lo recomienda, será por algo ¿no? A mi por lo menos no me infundiría demasiada confianza. Por eso es importante que las acciones en las redes sean algo de toda la compañía, no sólo de unos cuantos “frikis” que se conectan y se pasan las horas ante el ordenador. A diario, son muchos los que están ante un ordenador de forma habitual en su trabajo, que es una herramienta de trabajo y que no supone una pérdida de tiempo productivo por ello. Los empleados son algo más que números, que niños a los que los jefes deben tratar como bebés a los que hay que vigilar. Las personas son responsables en la medida en que se sienten valorados e integrantes de un proyecto, en que hacen algo personal de los objetivos de la empresa. Es una cuestión de confianza y de crear equipo. Si lo haces en la empresa, en las redes también lo harás. Las acciones no son independientes, sino que todo irá en la linea de conseguir los objetivos, tanto en producción, como en publicidad, como en las relaciones.

Los empleados son importantes para evitar a los vendedores de humo, a los que ofrecen duros a precio de peseta, como se suele decir. Las redes no son gratuitas. Es necesario una inversión de tiempo y de dinero. Sí que hay acciones que pueden resultar baratas; pero que en tiempo necesitan creatividad y confianza. El Retorno de la Inversión (lo que se conoce com ROI) existe pero no en plan rápido e inmediato. La apuesta debe ser convencida, sabiendo que merece la pena escuchar y haciendo acciones convenientes y realistas. Como en todos los campos, hay personas charlatanas y profesionales. Este mundo es cambiante, nuevo y fresco. Eso supone una serie de oportunidades muy interesantes tanto de negocio como de empleo. Pero también requiere un aprendizaje, un ir haciendo pruebas, tener los pies en el suelo y estar formándose constantemente. Todos los meses surgen nuevas redes, desde las generales a las específicas que van tratando nichos de mercado concretos. Es un mundo cambiante en el que la confianza juega un papel predominante. Para confiar y tener paciencia en las acciones y desconfiar de los que no saben de lo que hablan. Me explico, es fácil encontrarse ofertas de trabajo en las cuales el que oferta no tiene ni idea de lo que pide. ¿Un ejemplo? Pedir cinco años de experiencia en el manejo de Google+ cuando acababa de lanzarse al mercado. También los candidatos mienten cuando hablan de una experiencia de 10 años en twitter cuando realmente sólo tiene 6 años de existencia.

Hay casos de éxito, de subida de ventas, de mayor fidelidad a una marca. Hay personas que han hecho las cosas bien y que comparten de forma sana, porque el éxito no tiene por qué hacernos egoístas y otro tipo de relaciones empresariales, otro tipo de empresa es posible más allá de que sean máquinas de hacer dinero sin importar valores. Las redes pueden hacerlo posible en la medida en que las personas que están en ellas crean en ello, crean que pueden cambiar las cosas a mejor y las utilicen con ese fin. No es idealista, hay muchas personas que creen en ese tipo de humanismo y que al mirar al otro ven algo más que un medio de conseguir hacerse rico en poco tiempo. Los objetivos interesantes están a medio y a largo plazo.

¿Qué ocurre con los que no están? Bueno, no a todos los sectores las redes les pueden ofrecer algo interesante. Hay personas, empresas que pueden decidir no estar y es igual de legítimo que el que está. Si no te aportan y pueden hacerte más daño que bien, es lícito y diría que hasta loable. No se trata de convencer, de imponer las redes porque son una herramienta, no la panacea para solucionar todos los problemas. Son una oportunidad más, no la única. No es algo rígido sino algo cambiante, algo vivo. No es un modelo inmutable, sino que lo que funcionaba ayer, hoy puede no funcionar. En ese aspecto puede  estar cerca de una moda, en la medida en que puede evolucionar y que las herramientas que no funcionen, se abandonarán por otras que permitan otras ventajas, otras oportunidades. Porque eso es la vida, evolución, a veces con cambios dramáticos y otros con cambios que ni se perciben en la inmediatez del tiempo.

Las redes son un negocio, pero sobre todo son una oportunidad para tener una visión diferente. Aprovecharla para conseguir un beneficio del tipo que sea es algo que depende de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .