El valor de la vida

Hoy es el típico día que me asombra. Hoy son los Santos Inocentes, la celebración de una matanza de niños menores de dos años. Y, quién sabe por qué, la tradición de este día es gastar bromas, inocentadas. ¿Alguién sabe de dónde viene esta tradición? Porque yo por mucho que lo he pensado, no veo la conexión. ¿Hay algo más serio que la vida? Y sin embargo, no la valoramos. Para muchos, la vida es una carga, como una losa que nos obliga a llevarla sobre los hombros. Para otros, la vida es injusta. La hacemos culpable de muchas cosas, infortunios, tristeza, adversidades. Nos gustaría vivir la de otros, esos que nos parecen que la viven mejor.Y así desperdiciamos la nuestra. ¿No es un poco incoherente? Como he dicho más de una vez, no se trata de dejarse vivir, de pasar por esta vida sin pena ni gloria como si recorriéramos una ciudad fantasma. Se trata de vivir, y de vivir intensamente. Hay tantas cosas por hacer que se queda corta para algunos.

Estamos vivos porque otros le dieron un gran valor a la vida. Podían haber dado más valor a una situación económica más holgada, tener más tiempo para seguir los hobbies, con los gustos y apetencias. Y, paradójicamente, aquellos que están más a favor de quitarla, están vivos. Parece como si pensaran que es al estilo los videojuegos, que puedes disparar sin consecuencias. Me temo, que en la realidad no es tan sencillo. Caray, pienso en todas esas familias rotas por la pérdida de un ser querido. Desde los que mueren por la enfermedad o por accidente o por acto consciente de otra persona. Por enfermedad, el cáncer parece que sigue haciendo estragos. Por accidente, nos jugamos la vida cada vez que montamos en un coche en mal estado (ya sea el coche o el conductor) y por acto consciente, se puede decir que son los asesinatos, actos terroristas, de guerra y, por mucho que pese a algunos, también el aborto es un acto consciente de quitar una vida. Y sé que lo que acabo de decir, para muchos no es políticamente correcto; pero es así, es quitar una vida.

Damos un valor relativo a la vida. Nos preocupamos mucho por la nuestra, por la de las personas que nos rodean e incluso elegimos defender la de los animales; pero a veces no salimos de nuestro círculo. O se la quitamos a lo que nos fastidia. ¿Cuántas veces nos habría gustado que una persona desapareciera? Desde el molesto vecino que se salta a la torera las normas básicas de la comunidad (como el respeto al sueño), hasta la persona que nos cuenta su movida una y otra vez sin importarle lo más mínimo si nos pilla en mal momento. Sé que es duro decirlo; pero hoy es el día perfecto para reflexionar sobre ello.

¿Por qué gastamos inocentadas? Porque nos tomamos a guasa las tragedias de los demás. Seguro que si a una madre le tocan a su hijo, lo último que se le ocurre es reirse. Que se lo digan a tantas familias de niños desaparecidos, sin saber dónde están, qué ha pasado con ellos. No, eso no puede ser objeto de broma. El valor de la vida es incalculable y debemos ser conscientes de ello. Somos afortunados de estar en el mundo, de tener personas a nuestro lado, hasta del dolor que sentimos de su pérdida. ¿Por qué? Porque tenemos un corazón que palpita y cada latido es una oportunidad para hacer algo grandioso, algo especial, algo único… aunque no se entere nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .