BUSCO UNA EMPRESA GAMBERRA

Después de mi experiencia en una empresa, digámoslo así, seriota, ahora busco una empresa gamberra. ¿Qué significa gamberra? Una empresa donde importe más lo que aportas que la ropa o el calzado que llevas. Una empresa donde los jefes no miran por encima del hombro, sino que son los primeros en remangarse y reconocen que no lo saben todo. Una empresa formada por personas que les apasiona lo que hacen más allá del sueldo que se les paga, que miran el futuro con esperanza y con ganas de cambiar la parcela que les toca. Personas apasionadas y que transmiten pasión. ¿Seré idealista buscando algo así? No lo sé; pero si no existe, habría que inventarla. Con el tiempo que tiene una jornada laboral, o es gamberra o es una empresa suplicio, de las que vomita coches y personas cuando toca la sirena. El tiempo que pasamos trabajando debería dejar poso y no sólo en lo que se refiere a lo monetario. El sueldo es importante, por supuesto, no se trabaja por amor al arte o se vive del aire; pero hay cosas más importantes. Y si sólo te aporta sueldo, tu empresa no es gamberra. Es un problema que va más allá del trabajador. Porque si no te apasiona, no motiva, y si no motiva una empresa, no tiene trabajadores, sino mercenarios que se irán por un contrato mejor. Así hay muchos gigantes con pies de barro. Empresas que dicen ser el número uno de su sector y que sin embargo, tienen un gran problema, no de posicionamiento sino de recursos humanos. Las grandes empresas son precisamente grandes por lo que aportan. Y los grandes hombres de negocio no lo son por sus números sino por lo que dejan a la humanidad. ¿Existiría Apple sin la columna vertebral del discurso de Standford de Steve Jobs? Quizá sí; pero su filosofía no sería la que es, no tendría una comunidad detrás tan fiel.

Las personas son fieles a lo auténtico. ¿O es lo mismo llevar un bolso de prada a uno de prado? Las marcas aportan algo, a veces intangible que hacen que te identifiques. Y eso es complicado; porque para identificarse hay que ponerse en juego, hay que creer. En estos tiempos que se habla tanto de que se ha perdido la confianza en los gobernantes, en los mercados, en las empresas, corremos el riesgo de perderla en las personas. No somos números, todos tenemos un gran potencial dentro y a veces basta con que nos den una oportunidad o nos lo recuerden. Hablando de recuerdos, hace unos meses, en un posgrado que he hecho de Community Management, el ánimo del grupo estaba, digamoslo así, un poco bajo, con expectativas no cumplidas y dudas. Quizá era la típica crisis que todos los universitarios pasamos en el ecuador de la carrera. El caso es que comenzamos una nueva asignatura. Y el profesor, no sé si sabiendo cómo estaba “la moral de la tropa” comenzó remitiéndonos a un post. No sé si fue consciente de ello; pero provocó un gran “subidón”, con un simple gesto, una simple apuesta nos reenganchó y sacó lo mejor de nosotros mismos. Nos marcó una señal en nuestro camino. Y como yo no creo en las casualidades, me dejé sorprender por un blog de una empresa gamberra, en el buen sentido de este post. ¿Si ellos lo han conseguido, por qué yo no voy a ser capaz?

Hay que luchar, recordar que somos águilas más que pavos, que estamos hechos para volar, para ver más allá de lo cercano y poner toda la carne en el asador. Aunque sorprenda, no cansa si hay otros locos, otros gamberros y gamberras a tu lado. Y los hay. El mundo virtual está lleno de grandes emprendedores, de grandes entusiastas, sólo hay que saber buscarlos. A veces te los encuentras sin saber ni cómo ni por qué. Otro nos descubre otro camino, nos pone una señal, y otro nos muestra otro… así, poco a poco vamos entretejiendo una tela de conexiones, de encuentros, de manos abiertas ofrecidas para caminar juntos. Se pierde la vergüenza, ese miedo a no sé qué, al qué dirán. ¿Qué van a decir los seriotes? ¿Acaso importa? Si tú crees que debes seguir un camino, una idea, un proyecto, que los seriotes digan lo que les de la gana. Jobs, Gates y otros tantos nos enseñan que si crees en una idea, hay que ir tras ella. Por cierto, me encantan sus apellidos, es como una muestra más de que los sueños se cumplen trabajando y lanzando puentes. Siendo uno mismo, tal cual, con nuestra pasión y con nuestro desánimo. Que no somos perfectos, sino personas. Y eso es lo mejor que hay en este mundo.

¿Qué puedo aportar? Bueno, si me pusiera a escribir en plan Currículum Vitae, seguramente me pondría con palabras seriotas, de esas que casi tienes que coger el diccionario, esas palabras complejas para decir de forma complicada lo que es mucho mas sencillo. ¿Qué puedo aportar? Puedo aportar lo que soy, mi humanidad. Cometeré fallos, eso que otros llaman crisis pero que también tienen un componente de oportunidad. Puedo aportar mi experiencia más allá de títulos que la atestigüen. Sí, tengo una licenciatura (mejor dicho 2) pero eso no me hace mejor persona y hay conocimiento que no se da en ninguna facultad. ¿Experiencia? Si no hay un primero que da la oportunidad ¿cómo se consigue? Esta vida es demasiado corta como para hacer cosas que no te gustan, aunque a veces haya que hacerlo para llevar comida al hogar de la autoestima y del estómago. ¿Para qué las trampas y el cartón? ¿No es mejor ir con la verdad por delante, tanto en idiomas como en la vida? ¿Merece la pena decir que eres bilingüe si luego no sales del “Yes, it is”? El mejor traje que puedes ponerte es ser tú mismo, da seguridad… mucha más que cualquier disuasorio. Da seguridad y confianza, porque tarde o temprano la autenticidad se reconoce. Las personas buscan, y las empresas también. Si crees en tí, no puedes desanimarte. Habrá momentos buenos y momentos malos, por supuesto; pero nada de desanimarse. Si estas convencido de lo que quieres, si sabes tu objetivo, no lo pierdas de vista. Yo lo tengo claro, busco una empresa gamberra. ¿Y tú?

8 Comentarios

  1. Me ha encantado. Yo me he tirado a la piscina dejando una empresa que no me aportaba y me consumía, ahora estoy buscando una empresa gamberra (si no la creo yo antes) pa gamberro muaaaa!!! Un abrazo y animo!! Hasta la victoria siempre!

  2. Ojalá existan ese tipo de empresas, porque serán las únicas que saldrán adelante! Y espero que tú y tus Playmobil estéis en una de ellas! 🙂

  3. Gracias Bob! En fondo de bikini está una de ellas 🙂 Seguro que existen, pienso en Apple, en Google, en Amazon… tendrán sus cosas buenas y sus cosas malas, por supuesto, pero aportan y la gente importa 🙂 Al menos es lo que parece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .