Sitios y sitios

Cuando un negocio prospera, es una buena noticia. Más en los tiempos que corren que las ciudades se están convirtiendo en escaparates de venta, de cruda realidad. Cerrar un negocio y poner el cartel de “se vende” o “se alquila” es duro, tanto para el que lo hace como para el que lo ve desde la calle. Es como un constante recordatorio de las dificultades económicas que atravesamos. Dificultades que no tienen una sencilla solución. Ojalá fuera posible; pero si la hubiera, alguien ya la habría propuesto. La realidad nos golpea la vista cuando vemos esos carteles que anuncian sueños rotos, ilusiones resquebrajadas y una incertidumbre para el futuro. Aunque no queramos pensar en ello, cuando en una calle los negocios dejan paso a escaparates vacíos, a esos carteles, no podemos dejar de pensar en ello. Por eso, cuando un local prospera, deberíamos alegrarnos.

La prosperidad de un negocio suele ir aparejada a dos posibilidades: subida de precios o pérdida de calidad. No es una regla exacta; pero cuando un negocio triunfa se suele cambiar en esos dos aspectos. Lo que suele provocar, a veces, que el triunfo se convierta en fracaso. El equilibrio es complicado y el riesgo grande. Los emprendedores lo saben. Abrirse camino sin cambiar, ofrecer un producto genuino dentro de su clase es la varita mágica por la que más de uno daría lo que fuera.

El caso que me sirve para el post es uno de esos sitios que no han cambiado con el paso de tiempo. Se han realizado subidas de precio, pero nada lejos de lo aceptable y la calidad no sólo se ha mantenido, sino que ha mejorado. Porque un negocio puede ser sencillo, como ser un asador de pollos y tener una esencia única. Cuantos más se hagan, parece que la tónica es que terminen bajando en sabor, en calidad del producto. En este caso, la calidad se mantiene, aumenta la oferta, el servicio sigue siendo bueno y eso provoca que los fines de semana, sea un negocio demandado y en el que se espera turno, tanto dentro como fuera. La fórmula ha hecho que los competidores cercanos se hayan tenido que reconvertir o en algunos casos cambirar de local. Ahora no hagan sólo pollos sino que también haya aumentado su oferta en primeros, segundos y postres. Todo desde la calidad de siempre.

Nadie lo diría, no tiene luminosos llamativos, ni un escaparate atractivo, sólo es un local asador de pollos que tiene mucha afluencia y cuya publicidad se basa principalmente en el “boca oreja”. ¿Hay publicidad mejor que un cliente satisfecho que vuelve? Las personas nos seguimos fiando de las personas de nuestro alrededor. Y ojalá sigamos así mucho tiempo. Será muestra de que la humanidad sigue siendo humana, tendrá corazón, será algo más que números.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .